Cómo limpiar las líneas, grifos y dispensadores de cerveza

Todo en la vida necesita mantenimiento, así como hacemos ejercicio para mantener nuestro cuerpo en buen estado de salud, y al igual que limpiamos nuestra casa para mantenerla bonita, tenemos que limpiar los dispensadores de cerveza.

Entre las razones principales, más allá de la vida útil de nuestro querido dispensador, tendríamos que abogar por mantener la frescura y el sabor de nuestra cerveza intacta, ya que si lo dejamos mucho tiempo sin limpiar, se acumularán residuos y depósitos indeseados que cambiarán drásticamente el sabor de la misma, y es por eso que en el presente artículo incidiremos en la importancia de mantener perfectamente limpio el dispensador, así como en los pasos a seguir y las técnicas a realizar para llevarlo a cabo con éxito.

¡Empezamos!


La importancia de una buena limpieza del dispensador de cerveza

Cómo limpiar las líneas, grifos y dispensadores de cerveza

Es posible que más de uno se haya encontrado alguna vez una cerveza en mal estado servida directamente del grifo de un bar o de una cervecería. La gran mayoría de veces, cuando esto pasa, el camarero y, sobre todo, el dueño, lo atribuyen a un problema de fabricación, pero la realidad suele ser bien distinta.

Hace no demasiado tiempo, han surgido varias polémicas con locales de nueva apertura precisamente por el estado en el que se encontraba la cerveza pero, ¿es un problema durante el proceso de fabricación? ¡No! Es un problema de una limpieza incorrecta.

El boom de la cerveza ha hecho que muchos “emprededores” se animen a abrir sus propios locales, pero en un gran número de ocasiones lo hacen con falta de conocimiento y formación.

Bajo mi punto de vista, existen dos factores fundamentales para que la cerveza esté siempre en unas condiciones óptimas y de buen estado. La primera es, sin duda alguna, la conservación, de forma que los barriles estén correctamente almacenados y guardados en cámaras de refrigeración y, lo segundo y más importante, la correcta limpieza de los grifos y líneas.

La limpieza debe siempre empezar desde el acoplador del barril, siguiendo por la manguera hasta llegar al grifo del dispensador. Este proceso debería, en teoría, realizarse cada 10-15 días o, en su defecto, cada vez que se cambie el barril. En caso contrario, se corre el riesgo de que en las líneas se formen bacterias y moho.

Para limpiar correctamente un dispensador, se debe no solamente utilizar agua caliente, sino también productos químicos y detergentes especiales que a día de hoy son fácilmente comprables en el mercado. Posteriormente, como es de esperar, también habrá que aclarar todo bien con abundante agua para que todos estos químicos se eliminen por completo.

Además del alcohol y del dióxido de carbono, la cerveza también contiene proteínas, carbohidratos y otros cientos de otros compuestos orgánicos. La levadura y las bacterias entran como si de una rutina se tratase en los sitemas de tiro en donde se alimentan de cerveza y se adhieren a los mismos. Los minerales también se precipitan de la cerveza, dejando de esta manera restos y elementos fijos que podrían obstruir en última instancia los tiradores.

A los pocos días de instalar un sistema de línea de cerveza completamente nuevo, los residuos comienzan a acumularse en las superficies de contacto con la cerveza. Sin una limpieza adecuada, estos depósitos pronto afectarán al sabor de la misma y harán que la habilidad del dispensador para servir una buena rubia se vea mermada.

Cuando los sistemas de tiro se limpian utilizando las soluciones y procedimientos adecuados, la limpieza de los mismos previene la formación del sedimento de los minerales, materiales orgánicos y microbios al mismo tiempo que evita que la calidad y el sabor de la cerveza se vean afectados. Por ende, un buen plan de actuación que se ejecute correctamente asegura un sistema de tirado apto y óptimo para servir de forma permanente una cerveza rica, fresca e inigualable.


Cómo saber cómo de limpio está el grifo de cerveza

Cómo saber cómo de limpio está el grifo de cerveza

Como profesional de la cerveza o amante doméstico de la misma, puedes optar, o no, por limpiar por ti mismo el tirador, pero tienes si le dices a un tercero que lo haga, tendrás que asegurarte de que esto se haga de forma correcta. Un dispensador limpio hace que la calidad de la cerveza se vea bien, sepa bien y se vierta sin desperdiciar ni una sola gota.

Tómate el tiempo para revisar las instrucciones que más abajo exponemos y monitorizar periódicamente los grifos, independientemente de cuál sea, a fin de tener claro que tu sistema recibe el cuidado y el mimo necesario para que tanto tú como tus clientes podáis disfrutar de la rubia sin ningún tipo de problema.

Estas simples revisiones pueden consistir en acciones tan básicas como meter una pajita dentro del grifo y rascar un poco para comprobar que no hay un exceso de residuos ni depósitos minerales.


Limpieza de la bomba eléctrica: el procedimiento recomendado

cómo limpiar un dispensador de cerveza

En el mercado se pueden encontrar diferentes kits para una correcta limpieza, desde los más simples, como pueden ser las bombas manuales, pensados específicamente para homebrewers, de forma que mediante la acción del bombeado manual se consiga hacer que la solución salga directamente desde el taque a través de una tubería que previamente deberá de haber sido conectada al grifo y que, finalmente, pase por el circuito.

También existen otros de bombeo a presión, basados principalmente en tanquetas de 5 L. En este caso, las hay con distintos cabezales que variarán en función de las necesidades de cada uno, de tal manera que mediante la utilización del CO2 y abriendo solamente el grifo consigamos que la mezcla de limpiado salga y limpie todo el circuito.

Finalmente, el más profesional es el sistema de recirculación eléctrico, el cual permite limpiar simultáneamente varias líneas utilizando una presión mayor gracias a la acción mecánica y, por consiguiente, eliminando mayor cantidad de suciedad y sedimentos.

El método de la bomba de recirculación eléctrica es, sencillamente, el procedimiento más aconsejado para limpiar casi cualquier sistema. Esta técnica se sirve de la combinación de la limpieza química y de la acción mecánica a fin de limpiar eficazmente la línea de tirado aumentando así la velocidad del flujo normal a través de los tiradores durante el proceso de limpiado.

Si bien la limpieza estática o de presión es una alternativa, es menos eficaz y no es un método que esté del todo recomendado, además de que este procedimiento requiere un tiempo adicional para compensar la falta de acción mecánica.


Limpiadores sónicos


Son dispositivos que pretenden limpiar eléctrica o sónicamente las líneas de tiro, pero que no son un sustituto adecuado del resto de los limpiadores. Sin embargo, a pesar de que algunos limpiadores sónicos podrían fomentar la producción de bacterias y la fermentación de la levadura, no tienen ningún impacto positivo en lo que a términos de mantener limpios los conductos se refiere.


Pasos para limpiar un dispensador de cerveza

Entendemos que tampoco estás para perder el tiempo ni para frustrarte utilizando métodos y sistemas altamente profesionales que, es muy posible, te cuesten dinero adicional y tiempo para entenderlos correctamente. Pero no te preocupes, que a mí también me pasa lo mismo, así que aquí van unos sencillos pasos para que puedas limpiar el dispensador de una forma óptima y eficaz sin tener que recurrir a métodos alternativos caros y complejos.

Estos son los pasos a seguir:

  • Primero, para apagarlo, gira la válvula del dióxido de carbono hacia la derecha.
  • En un recipiente, mezcla 1 cuarta parte de agua tibia y una cucharada de cerveza para limpiar los conductos. Esta última podrás encontrarla de venta en ferreterías o en tiendas específicas para la restauración. Llena un bote o una botella con la mezcla y pon el resto de un recipiente un poco más grande.
  • Desconecta el acoplador que fija el barril y desatornilla con un destornillador específico la tuerca hexagonal de la línea de cerveza, la cual se sitúa en la parte de arriba de la pieza que acopla al barril.
  • Vierte la solución que hemos mezclado al principio por la línea de la cerveza para limpiarla hasta el fondo. Sigue introduciendo agua limpia a través de la línea hasta que veas que el agua sale completamente limpia y sin olor. Alternativamente, también puedes sumergir el acople que sujeta el barril y el grifo en la solución y utilizar el cepillo para limpiar la sonda del acople.
  • Ayudándote de un cepillo pequeño y suave, limpia las diferentes piezas del grifo con la mezcla anteriormente realizada. Enjuaga todos los componentes de la llave y vuelve a montar el dispensador.
  • Coloca otra vez el grifo de cerveza en el tirador y aprieta la tuerca hexagonal de acoplamiento con la llave.
  • Vuelve a conectar la línea.

¡Listo! Ahora ya tendrás el dispensador limpio y listo para empezar a funcionar.

A continuación, te dejo algunos vídeos que te podrán servir para concienciarte aun más de la falta que hace limpiar a fondo los dispensadores de cerveza así como también hacerlo de forma adecuada.



Este vídeo es impresionante, se muestran todos los secretos ocultos que hay detrás de las líneas de cerveza sucias…

Otros artículos que también te podrían interesar:


Si te ha gustado el artículo ¿sería mucho pedir que le dieses al botón de compartir? 🙂

Cómo limpiar las líneas, grifos y dispensadores de cerveza
4.7 (94.29%) 7 votes

Comments

  1. Buenas

    Esta genial 🙂

    Besos, saludos

Speak Your Mind

*